jueves, 31 de marzo de 2011

53.

Compartiéndolas, las penas se dividen entre dos. Las alegrías, se multiplican.

miércoles, 30 de marzo de 2011

En busca de la felicidad, eso siempre.

52.

Lo dije en su momento: que si volvías con ella, me alegría mucho muchísimo. Hoy lo afirmo: que os vaya bien, de verdad de la buena :)

martes, 29 de marzo de 2011

Barney (o de lo complicada que hacemos la vida).

Durante una época, yo tuve un amigo como Barney.



Hasta que se enamoró de Robin.




Y ahí estamos.

lunes, 28 de marzo de 2011

Gilipolleces que solo yo hago v.4

Abrir la ventana antes de irme a dormir 
para poder escuchar llover desde la cama.

Hace mucho que no hago una gilipollez de esas. Hoy toca :)

domingo, 27 de marzo de 2011

How I met.

No me acuerdo de cómo te conocí. Nos unía tu prima. Siempre te creí un pasota. Creo que la primera vez que te vi fue en mi portal, con ella. Creo que todavía podía mirarte a los ojos sin tener que alzar la mirada. Chiquitín, qué grande eres.

jueves, 24 de marzo de 2011

51.

No esperes nada de mí y no te decepcionaré.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Gilipolleces que solo yo hago v.3

Hoy me he vuelto a encontrar con ella. Si tropiezas dos veces con la misma persona en dos días después de año y pico, hay que hacer algo. No sé el qué, pero algo.

martes, 22 de marzo de 2011

Gilipolleces que solo yo hago v.2

Tengo dos caminos posibles para volver de la uni. Bajarme una parada de metro antes y tardar quince minutos o bajarme una parada de metro después y tardar X minutos. Digo X minutos porque hasta el día de hoy no estaba segura de si se tardaba más o menos por el segundo camino. En teoría está más cerca pero yoquésé. 

Total, que como venía hasta los ovarios del metro, he dicho Venga, hoy es el día. Una parada más y calculo cuánto tardo. Total, que me he dado cuenta de que efectivamente, se tarda más. Pero basta que un día, por una tontería, cambies de ruta para que ocurra algo.

Me he encontrado con Tati. Tati era la tercera del trío que hacíamos Alba, ella y yo. Nos llamaban Las chicas de los ojos claros. Alba tiene los ojos verdesamarillos, Tati azulesamarillos y yo azulesazules. 

La vida nos lleva por diferentes caminos y ninguna de las tres nos hemos vuelto a ver juntas. Verla hoy me ha hecho darme cuenta de que ya no tenemos absolutamente nada en común. 

Pero oye, al menos la he salvado de volver a tocarle el timbre a su ex una vez más.

ND

Nena Daconte y yo nos conocimos el día antes de irme a Valladolid. Grandes fiestas de Santurce, salí con la ropa más cutre que tenía porque todo lo demás estaba en la maleta.

Grandísimo concierto, aunque llovió y casi nos quedamos sin verla. Grandísima noche. Se despidió con Tenía tanto que darte. Quince días después, allí estábamos la guitarra, mis quince compis y yo en Santo Domingo cantándola también.

Prometo no olvidarlo nunca.
(aunque quisiera, creo que no podría hacerlo)

lunes, 21 de marzo de 2011

50.

Lo que tienes que transmitir es lo que vives.

domingo, 20 de marzo de 2011

49.

Ahí me voy otra vez, ahí te dejo Madrid.

Laura siempre dice que cómo es posible que aun sin vernos y sin hablar cada día, estemos un día como si nos hayamos visto ayer. Es porque tuvimos grandes campamentos que nos unieron mucho mucho.

Siempre siempre me hacéis sentir muy grande. Algún día me tendréis que contar el secreto de cómo lo hacéis.

jueves, 17 de marzo de 2011

48.

Y si el pueblo se levanta, yo me acuesto contigo.

Melendi molaba más cuando empezó y su concierto no fue uno de los mejores de mi vida. Pero a veces sus letras me llaman la atención. Sobre todo cuando menciona a Machado :P

martes, 15 de marzo de 2011

47.

El arte es muy importante. ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué surge el arte? ¿Cómo surgió el arte? Cuando alguien miró al cielo y vio el caos que había allí y el miedo que le producía.
Y entonces empezó a ver constelaciones.

Estar al raso es exactamente lo mismo que dejarse llevar.

lunes, 14 de marzo de 2011

Ayer me di cuenta de que no escucho tan bien como yo creía.


La escucha activa

Uno de los principios más importantes y difíciles de todo el proceso comunicativo es el saber escuchar. La falta de comunicación que se sufre hoy día se debe en gran parte a que no se sabe escuchar a los demás. Se está más tiempo pendiente de las propias emisiones, y en esta necesidad propia de comunicar se pierde la esencia de la comunicación, es decir, poner en común, compartir con los demás. Existe la creencia errónea de que se escucha de forma automática, pero no es así. Escuchar requiere un esfuerzo superior al que se hace al hablar y también del que se ejerce al escuchar sin interpretar lo que se oye. Pero, ¿qué es realmente la escucha activa?.
La escucha activa significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. ¿Cuál es la diferencia entre el oír y el escuchar?. Existen grandes diferencias. El oír es simplemente percibir vibraciones de sonido. Mientras que escuchar es entender, comprender o dar sentido a lo que se oye. La escucha efectiva tiene que ser necesariamente activa por encima de lo pasivo. La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Para llegar a entender a alguien se precisa asimismo cierta empatía, es decir, saber ponerse en el lugar de la otra persona.

Elementos que facilitan la escucha activa:
  • Disposición psicológica: prepararse interiormente para escuchar. Observar al otro: identificar el contenido de lo que dice, los objetivos y los sentimientos.
  • Expresar al otro que le escuchas con comunicación verbal (ya veo, umm, uh, etc.) y no verbal (contacto visual, gestos, inclinación del cuerpo, etc.).
Elementos a evitar en la escucha activa:
  • No distraernos, porque distraerse es fácil en determinados momentos. La curva de la atención se inicia en un punto muy alto, disminuye a medida que el mensaje continua y vuelve a ascender hacia el final del mensaje, Hay que tratar de combatir esta tendencia haciendo un esfuerzo especial hacia la mitad del mensaje con objeto de que nuestra atención no decaiga.
  • No interrumpir al que habla.
  • No juzgar.
  • No ofrecer ayuda o soluciones prematuras.
  • No rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo: "no te preocupes, eso no es nada".
  • No contar "tu historia" cuando el otro necesita hablarte.
  • No contraargumentar. Por ejemplo: el otro dice "me siento mal" y tú respondes "y yo también".
  • Evitar el "síndrome del experto": ya tienes las respuestas al problema de la otra persona, antes incluso de que te haya contado la mitad.
Habilidades para la escucha activa:

Mostrar empatía: Escuchar activamente las emociones de los demás es tratar de "meternos en su pellejo" y entender sus motivos. Es escuchar sus sentimientos y hacerle saber que "nos hacemos cargo", intentar entender lo que siente esa persona. No se trata de mostrar alegría, si siquiera de ser simpáticos. Simplemente, que somos capaces de ponernos en su lugar. Sin embargo, no significa aceptar ni estar de acuerdo con la posición del otro. Para demostrar esa actitud, usaremos frases como: “entiendo lo que sientes”, “noto que...”.

Parafrasear. Este concepto significa verificar o decir con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir. Es muy importante en el proceso de escucha ya que ayuda a comprender lo que el otro está diciendo y permite verificar si realmente se está entendiendo y no malinterpretando lo que se dice. Un ejemplo de parafrasear puede ser: “Entonces, según veo, lo que pasaba era que...”, “¿Quieres decir que te sentiste...?”.

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos. Pueden definirse como verbalizaciones que suponen un hala¬go para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir. Algunos ejemplos serían: "Esto es muy divertido"; "Me encanta hablar contigo" o "Debes ser muy bueno jugando al tenis". Otro tipo de frases menos directas sirven también para transmitir el interés por la conversación: "Bien", "umm" o "¡Estupendo!".

Resumir: Mediante esta habilidad informamos a la otra persona de nuestro grado de comprensión o de la necesidad de mayor aclaración. Expresiones de resumen serían:
  • "Si no te he entendido mal..."
  • "O sea, que lo que me estás diciendo es..."
  • "A ver si te he entendido bien...."
Expresiones de aclaración serían:
  • "¿Es correcto?"
  • "¿Estoy en lo cierto?"

3.2. Algunos aspectos que mejoran la comunicación:

  • Al criticar a otra persona, hablar de lo que hace, no de lo que es. Las etiquetas no ayudan a que la persona cambie, sino que refuerzan sus defensas. Hablar de lo que es una persona sería: "te has vuelto a olvidar de sacar la basura. Eres un desastre"; mientras que hablar de lo que hace sería: "te has vuelto a olvidar de sacar la basura. Últimamente te olvidas mucho de las cosas".
  • Discutir los temas de uno en uno, no "aprovechar" que se está discutiendo, por ejemplo sobre la impuntualidad de la pareja, para reprocharle de paso que es un despistado, un olvidadizo y que no es cariñoso.
  • No ir acumulando emociones negativas sin comunicarlas, ya que producirían un estallido que conduciría a una hostilidad destructiva.
  • No hablar del pasado. Rememorar antiguas ventajas, o sacar a relucir los “trapos sucios” del pasado, no sólo no aporta nada provechoso, sino que despierta malos sentimientos. El pasado sólo debe sacarse a colación constructivamente, para utilizarlo de modelo cuando ha sido bueno e intentamos volver a poner en marcha conductas positivas quizá algo olvidadas. Pero es evidente que el pasado no puede cambiarse; por tanto hay que dirigir las energías al presente y al futuro.
  • Ser específico. Ser específico, concreto, preciso, es una de las normas principales de la comunicación. Tras una comunicación específica, hay cambios; es una forma concreta de avanzar. Cuando se es inespecífico, rara vez se moviliza nada. Si por ejemplo, nos sentimos solos/as y deseamos más tiempo para estar con nuestra pareja, no le diga únicamente algo así: “No me haces caso”, “Me siento solo/a”, “Siempre estás ocupado/a”. Aunque tal formulación exprese un sentimiento, si no hacemos una propuesta específica, probablemente las cosas no cambiarán. Sería apropiado añadir algo más. Por ejemplo: “¿Qué te parece si ambos nos comprometemos a dejar todo lo que tenemos entre manos a las 9 de la noche, y así podremos cenar juntos y charlar?”.
  • Evitar las generalizaciones. Los términos "siempre" y "nunca" raras veces son ciertos y tienden a formar etiquetas. Es diferente decir: "últimamente te veo algo ausente" que "siempre estás en las nubes". Para ser justos y honestos, para llegar a acuerdos, para producir cambios, resultan más efectivas expresiones del tipo: “La mayoría de veces”, “En ocasiones”, “Algunas veces”, “Frecuentemente”. Son formas de expresión que permiten al otro sentirse correctamente valorado.
  • Ser breve. Repetir varias veces lo mismo con distintas palabras, o alargar excesivamente el planteamiento, no es agradable para quién escucha. Produce la sensación de ser tratado como alguien de pocas luces o como un niño. En todo caso, corre el peligro de que le rehúyan por pesado cuando empiece a hablar. Hay que recordar que: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”.
  • Cuidar la comunicación no verbal. Para ello, tendremos en cuenta lo siguiente:
    • La comunicación no verbal debe de ir acorde con la verbal . Decir " ya sabes que te quiero" con cara de fastidio dejará a la otra persona peor que si no se hubiera dicho nada.
    • Contacto visual. Es el porcentaje de tiempo que se está mirando a los ojos de la otra persona. El contacto visual debe ser frecuente, pero no exagerado.
    • Afecto. Es el tono emocional adecuado para la situación en la que se está interactuando. Se basa en índices como el tono de voz, la expresión facial y el volumen de voz (ni muy alto ni muy bajo).
  • Elegir el lugar y el momento adecuados. En ocasiones, un buen estilo comunicativo, un modelo coherente o un contenido adecuado pueden irse al traste si no hemos elegido el momento adecuado para transmitirlo o entablar una relación. Es importante cuidar algunos aspectos que se refieren al momento en el que se quiere establecer la comunicación:
    • El ambiente: el lugar, el ruido que exista, el nivel de intimidad...
    • Si vamos a criticar o pedir explicaciones debemos esperar a estar a solas con nuestro interlocutor.
    • Si vamos a elogiarlo, será bueno que esté con su grupo u otras personas significativas.
    • Si ha comenzado una discusión y vemos que se nos escapa de las manos o que no es el momento apropiado utilizaremos frases como: “si no te importa podemos seguir discutiendo esto en... más tarde”.

domingo, 13 de marzo de 2011

Hace mucho que no digo eso de Déjate Sorprender.
Pero creo que no es porque no lo haga. Es que ya no me hace falta repetirlo tanto como antes.

sábado, 12 de marzo de 2011

46.


viernes, 11 de marzo de 2011

Gilipolleces que solo yo hago v.1

Voy a poner el despertador a las seis de la mañana, para que suene, apagarlo y volverme a dormir sabiendo que ni tengo que coger el metro, ni tengo que coger un bus en el que voy a dormir hasta destrozarme la espalda y/o romperme el cuello y llegar a la capital de mi comunidad autónoma, donde siempre te mueres de frío o te mueres de calor.

Hasta mañana corazones.

11M2011

Ir a Atocha no es por morbo, igual que no lo fue ir al campo de concentración de Dachau. He tardado siete años en ir a Atocha. Ir significa hacer algo por los que no se puede hacer nada. Y no es algo que crea que debamos dejar de hacer. El sufrimiento es parte de la vida y hay que saber enfrentarse a él.

jueves, 10 de marzo de 2011

Los jueves

acaban conmigo.

martes, 8 de marzo de 2011

Feliz día de la mujer trabajadora.

Gracias a las mujeres que hicieron que yo hoy pueda votar. Pero feliz día también de los hombres trabajadores, que no quiero vivir en un mundo sin chicos.

Eso sí, ¿cuándo es el día de la mujer vividora? ¡Porque sino a mí no se me puede felicitar! :P

How I met.

Vamos a ver, sitúate, O'Cebreiro. Es la PEDAZO de etapa. Es la etapa que resume toda una vida. Empezar con ganas, el cielo azul, el sol... Las cuestas arriba, te pesa el cuerpo, te quedas solo, no puedes hablar del cansancio, crees que no llegas... Y en el camino te encuentras el agua que te devuelve la vida, las mandarinas, los cacahuetes, la gente que te ayuda a tirar adelante. Piensas en cómo será la meta. No te entretengas en eso, será mejor de lo que te imaginabas, seguro, y más aún de lo que te prometan. A mí me hablaron de albergue y acabé lavándome en una fuente. 

Eso sí, dormí bajo una capa de niebla y rocío, y con una manta de estrellas.

Pero tú, cabrón, dormiste en el prometido albergue. No tengo ni idea de qué te parece esta etapa, la verdad es que me da igual, yo la disfruté a tope. 

Los más vividores se detienen de vez en cuando a flipar con el paisaje.


Casi estaba a punto de conocerte.

Estábamos jugando a las cartas. No, sigo sin saber jugar al asesino, me sigue entrando la risa cuando me toca hacer cualquier cosa como guiñar ojos. Tu llegada interrumpió la partida y el ritmo del campamento. A veces me pregunto cómo habrían ido las cosas de no haber aparecido por allí. Quizá de no haber aparecido, este último camino no habría sido tan único e irrepetible.

Esos son del Camino del año pasado. El rubio es guapo. ¿Le habéis visto los ojos?
No, ¿quién es?

¿O'Cebreiro? 
¿Tanto habéis tardado? 
Nosotros 
en media hora 
lo hemos subido
corriendo.

...¡¿Pero cómo no ibas a caerme mal?! ¿EH?

Por paradójico que parezca, tú fuiste una de las razones por las que las cosas se torcieron. Lo bueno es que no vi que se habían torcido hasta mucho después. Vale, lo admito, también fue bueno conocerte. Pero no te lo creas mucho. Flipao.

Feliz cumpleaños.

lunes, 7 de marzo de 2011

Tres años.

La importancia del número Tres. 

Fuiste tú el que me dijo una vez que con quien entras a Santiago será tu amigo para siempre. Me converti en almohada, decías que mi hombro era comodísimo. Me regalaste ensaimadas, por eso me llamas así, y un bote de nocilla, que yo acepté como lo que el camino me daba. Hice la llegada a Monte de Gozo contigo. ¿Vas bien? No podía ni con mi alma, qué coñazo de etapa, Dios mío, ¡y tuve que hacerla contigo!

Gracias a ti aprendi el valor de la sinceridad por cada vez que me dijiste Dame tu número para poder llamarte cuando vuelva a Madrid. Me mandaste un CD de La Oreja de Van Gogh por Navidad, me regalaste una tarta cuando me llamó Irene para gastarme una "broma" diciéndome que habías tenido un accidente, a día de hoy sigo sin perdonároslo porque fuisteis unos censurados de mierda, pero con el tiempo solo me acuerdo de la tarta, o de aquella vez en mi cumpleaños que me llamaste cinco veces para felicitarme. La mejor de todas las sorpresas que me has dado fue cuando te encontré en Madrid. Mira que es una ciudad grande y que pasé poco tiempo en ella... y ese tirón de la mochila y ese abrazo solo podía venir de ti.

Cuando lo dejaste con Irene aquello parecía una despedida, porque en el fondo no me creías cuando decía que no me importaba lo que pasara con ella, que eras mi amigo y lo demás daba igual.  Nunca serás ese nombre que empieza por J. Qué feo, tío, no, ni de palo. Ni en casa, ¡ni siquiera la abuela te llama así!

Tenías dieciocho años cuando te conocí. Yo dieciséis, me faltaba un mes para los diecisiete. Capullo. Mañana haces veintiuno.

Mañana cuento cómo te conocí. ¿Sabes qué, ojos azules? Sí, lo sabes porque ya te lo he contado, pero te lo vuelvo a decir. Me caiste mal.

domingo, 6 de marzo de 2011

45.

Si es que no se te puede sacar de casa.

sábado, 5 de marzo de 2011

Inauteriak.

Me preocupa el futuro, porque es donde voy a vivir el resto de mi vida.

Pero de momento, hoy solo me preocupa esta noche.

jueves, 3 de marzo de 2011

Esta es una historia un poco larga.

Dura desde julio hasta marzo.

Llámalo divina providencia. Llámalo casualidad. Llámalo causalidad, llámalo como quieras. De vez en cuando, el mundo se pone de acuerdo para hacer que te creas algo. Tú puedes ser muy cabezota y no creértelo. Y entonces es cuando empiezan a ocurrir las cosas que algunos llaman divina providencia o causalidad.

Desde hace tiempo quería ver En busca de la felicidad. Por dos razones. Una, Will Smith. Dos, porque en el título aparece lo que busco día a día.

Cuando me tocó ver la película, lo hice a la mitad. Edu fijo que se acuerda mejor que yo. Tiene gracia que la viese con Edu, porque ha sido una de las personas que más me ha transmitido el mismo mensaje que la película. No eres una torpe. ¿Cómo no vas a poder subir ahí arriba, eres boba? Que esquiar es fácil, no te va a pasar nada.



Pero esa escena sí la vi, entre sueños. Al menos la recuerdo. Qué chula, creo que dije. Seguramente diría Qué grande.
Un mes después me iba de boda. El novio es un auténtico cinéfilo, y las películas no podían faltar aquel día. Me encantó el nombre de nuestra mesa, Sé lo que hicisteis el último verano. Es cierto que Iñigo tenía una idea aproximada de lo que habíamos vivido en los meses anteriores. El papel con el nombre de la mesa estaba muy bien colocado, dobladito... y con sorpresa dentro. Iñigo tenía una idea aproximada de lo vivido en los últimos meses, pero no tenía ni idea de que una de las cosas que había hecho durante el último verano había sido escuchar las palabras que aparecieron el día de su boda.


Pero soy una chica cabezota y se me olvidan las cosas. Hay que recordármelas. 

Y esta mañana en clase de inglés ya no he podido atender más, se me ha ido la cabeza. Irene estaba de acuerdo conmigo. Nos hemos quedado a cuadros cuando hemos visto a una de nuestras compañeras a la que nunca habíamos visto en esa clase, escribiendo, como cualquier persona normal. Eso sí. Esta chica no tenía manos. Ninguna de las dos. Y aún así... estaba escribiendo. Y no tenía bolígrafos especiales o atados a la muñeca o algo así... No, nada de eso.

Es como si Will Smith se estaría riendo de mí a carcajadas.

Le he pedido a Irene que la próxima vez que diga que no pueda hacer algo, me recuerde a esa chica.
(a ti no te lo digo solete, porque sé que vas a hacerlo sin que te lo pida)

miércoles, 2 de marzo de 2011

Enya.

A mí esta música no me relaja. Me hace pensar en aventuras en medio del monte.


martes, 1 de marzo de 2011

44.

Alguien me dijo una vez que hay chicos que cuando sonríen, se ilumina el mundo. Tengo una lista de personas que solo con sonreir hacen magia y transforman el mundo.